miércoles, 15 de abril de 2015

Aterrizando

Aterrizaje forzoso en la realidad, resaca de emociones, de colores, de olores...
Y llegas y ella ya no está, para contarle mis historias, para compartir mi viaje, anécdotas, sensaciones, alegrías.
Sobre todo para eso, para poder contarle lo bien que estoy.
Y lo sabe, yo lo sé.
Pero a veces contarlo con un te, y un abrazo sienta mejor.
Poder coger el teléfono y decirle sin parar ni a respirar la feliz que he sido, lo bien que me he sentido de poder ser yo otra vez, viajar con tan poco peso en la mochila. sin miedos, solo con los ojos bien abiertos y todos los sentidos conectados para poder absorber todos los colores, sonidos..

Pero he llegado y ella no está, no puedo descolgar el teléfono al menos no para hablar con ella.
Y entonces se conecta el dolor de la perdida, la tristeza, la nostalgia.
Hoy he querido dejarlo conectado un rato, abrazarme a mi misma, como si fuera ella quien lo hiciera. Y llorar su ausencia.

Pero no voy a quedarme aquí mucho tiempo, dándome palmaditas en la espalda y lamiéndome las heridas.

Solo drenaré un poco mi alma, y dejare que las lagrimas se pierdan en la ducha.
Porque a pesar de todo, sigo siendo una afortunada,
Porque recordarla significa que existió y que existe, y existirá siempre.

Gracias amatxu, por darme la vida, mi vida, tu vida,
Esta que a pesar de todo, es tan maravillosa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada